M uy aficionados la literatura, la ciudadanía de Gavà se volcó a las calles para escuchar el poema.

Guía