A l'any Gaudí, gaudim de la natura



P
1
2
3
4

Inspirados e ilusionados por los discursos, nos preparamos para una buena caminata, luciendo nuestras pancartas reivindicativas. Para una selección de pancartas, podéis abrir una pequeña galería aquí mismo.


Comenzamos con una vuelta por los alrededores de la Colonia Güell, donde quieren construir 1.200 pisos, la mayor parte sobre terrenos públicos, claro (abrir ventanilla para más información). Todo es legal, no lo dudo. ¿Pero cómo es que siempre se construye sobre terrenos públicos? ¿Es que no quedan terrenos privados? ¿Y a dónde van a ir los equipamientos municipales, si todo el terreno público ya se ha vendido?

Lo curioso es que siempre perdemos terrenos públicos, como si fueran para regalar. En Castelldefels, se pretende construir un Parque Temático sobre 75 ha. de zona pública y verde; en Sant Climent de Llobregat, 300 pisos; en Sant Vicenç dels Horts, 1.280 sobre suelo agrario; en Viladecans un campo de golf sobre una reserva natural; más variantes y el famoso TGV sin la más mínima consideración del entorno en que se quieren construir.

El caso de Gavà 4.749 pisos sobre 200 ha. de corredor biológico, es un poco diferente, ya que se trata de terrenos privados ya comprados por la constructora pero, como en la Riera dels Canyars, Castelldefels (1.500 pisos), lo curioso es que primero la constructora compra terrenos y luego el Ayuntamiento anuncia el plan. ¿Cómo puede ser? Por suerte, existe un excelente documento en la web sobre el modus operandi de Vertix, la constructora del Pla de Ponent en Gavà.



Se dice que el sector de la construcción es el "motor" de la economía. Yo no iría tan lejos. Mas bien es un tipo de termómetro: si se venden pisos, España va bien. Pero no lidera la economía. La construcción sólo genera riqueza-empleo durante la fase de edificación, una vez vendida y los gestores pagados, aparte del mantenimiento, cesa de generar empleo. Sigue siendo una buena inversión, porque el precio del techo sube más rápido que la inflación, pero no genera trabajo. Como contraste, una chapistería crea empleo y riqueza durante toda su existencia.

Un tiempo atrás, quedé impresionado por un informe de DEPANA sobre los humedales y la Convención de Ramsar, que hablaba del "Capital Natural". La naturaleza es un recurso y como tal tiene un valor intrínseco. El campo produce cosechas que tienen un valor especifico en el mercado. Más difícil de calcular es el valor económico de un bosque, que absorbe anhídrido carbónico, un árbol que da sombra,  raíces que absorben las lluvias fuertes y evitan inundaciones río abajo, un humedal que depura las aguas. Difícil, pero no imposible de calcular. ¡Compra una casa demasiado cerca de un río y verás con qué rapidez la aseguradora te calcula una póliza milimétrica! Muchas veces hay una inmensa disparidad entre el "capital natural" de un terreno y su valor edificable por metro cuadrado. El ejemplo más impresionante es  el caso de los humedales, con su rica biodiversidad y capacidad de estabilizar las costas (pueden leer más sobre el tema en Ramsar.org).



En el caso de Santa Coloma de Cervelló, Sant Boi y todo el entorno de las Serres Garraf-Ordal, no hablamos de una montaña pelada. Hablamos de campos, bosques, pueblos y un patrimonio histórico considerable (un buen ejemplo es la Colonia Güell). Cada elemento necesita ser adecuadamente e individualmente valorado. No sólo su valor edificable. Este país vive del turismo, sin necesidad de ir al extremo de las costas, con un plan inteligente y sostenible, ¿qué capital podría generar el turismo rural en este territorio, tan cerca del Metrópolis? ¿Qué tal un departamento universitario sobre la ecología y el paisaje mediterráneos? ¿Un estudio sobre la sostenibilidad energética para pueblos aislados? ¿No somos el país del sol? Antes de mandarlo todo al carajo, sería mejor estudiar el tema a fondo, de lo contrario dentro de veinte años nos encontraremos con unas sierras cubiertas de hormigón, que escupirán miles de millones de litros de agua cada vez que llueve.

Un ejemplo: el Ayuntamiento de Gavà lleva años tratando de urbanizar el Pla de Ponent, un corredor biológico de 3 kms de ancho entre Castelldefels y Gavà. No es que sean malvados. Pero les duele ver un espacio tan grande sin urbanizar, lo ven "pobre", quieren ser un pueblo "moderno", quieren "conectividad urbanística" entre Castelldefels y Gavà. No saben mejor. Analizando el problema un poco, DEPANA sale con la "PROPOSTA GAVÀ 2002. Del Garraf al Delta", un plan urbanístico para TODO Gavà, que no destroza la conectividad biológica entre el Massis de Garraf y el Parque Agrario del Delta.


Así que para nosotros la Cadena Humana de la Colonia Güell fué sólo el comienzo. No somos ecologistas rabiosos. Sabemos muy bien que hay que construir si no queremos que el día de mañana nuestros hijos se tengan que mudar a la Mancha para fundar una familia. Lo que no queremos es urbanizar descontroladamente. Nos gusta el paisaje catalán, nos gusta la sombra del pino. Nuestras exigencias no son incompatibles. El Maestro Gaudí era un genio porque su arquitectura siempre reflejaba el entorno, era parte del entorno. Si se construía así hace cien años, ¿por qué no se puede construir con igual consideración hoy? Todo es posible.

P
1
2
3
4



Una reflexión personal